domingo, 12 de febrero de 2012

Lentejas con arroz


Soy una fanática de los olores. Pero de los de verdad, no de los que vienen encerrados en un frasquito. Que eso está muy bien cuando no funcionan los otros. pero  puestos a  elegir, dónde este un campo de jacintos que se quiten todas los perfumes de Dior. Y esta mañana, entre el olor de la chimenea ardiendo a toda pastilla (la temperatura exterior obliga), el pan en el horno y las lentejas a fuego lento en la cocina, la casa olía a pueblo-pueblo. Una bendición.




Y es que el invierno tiene sus compensaciones. Las legumbres son una de ellas, sanas, nutritivas y baratas.
Ingredientes

  • lentejas (las mías de la Armuña)
  • arroz
  • cebolla
  • ajo
  • chorizo
  • aceite
  • sal 
  • pimentón
  • salsa de tomate natural
  • laurel

El truco, casar los tiempos de cocción de lentejas y arroz. Por ello ponemos a cocer siete puñados de las lentejas ( mi ración para tres) en un litro de agua templada con un casco de cebolla, sal  y una hoja de laurel. Cuando llevan aproximadamente 20 minutos preparamos un sofrito con cebolla muy picada, ajos también picados y unas rodajas de chorizo, añadimos medio vasito de arroz y en cuanto este se haya vuelto transparente, media cucharadita de pimentón y un poco del liquido de las lentejas. A mi me gusta también añadir un cucharada de tomate frito casero. Removemos y añadimos a la cocción de las legumbres una vez apartado el casco de cebolla y el laurel. Dejamos cocer suavemente otros 20 minutos añadiendo si lo necesita agua caliente (o aún mejor caldo) y rectificando la sal.

Que la semana que pronto empieza os sea propicia.

3 comentarios:

são33 dijo...

NA VERDADE NUNCA COMI LENTILHAS E ACHEI ESSA SUGESTÃO UMA DELICIA, A IDEAL PARA EU PROVAR.
BESOS

Esther dijo...

Nunca había visto mezclar legumbres con arroz, cuando me vine a vivir a Asturias resulto que aquí lo hacen habitualmente. Te ha quedado un plato riquísimo.
Esther

Tuonela dijo...

Las legumbres con arroz son mi perdición y las lentejas con arroz son un fijo en estos días de fresquito. Dan unas ganas de meter la cuchara en ese plato... mmm... Te calentan el cuerpo, el espíritu y lo que haga falta! Besos.