domingo, 17 de abril de 2011

Pato lacado de Pekin

No sé si os he contado que este verano viajamos a China. Un precioso viaje que consiguió cambiar por completo esas ideas preconcebidas que uno tiene de el pueblo chino como un pueblo silencioso y un poco taciturno. Debe ser la herencia de las películas de fumanchu. En realidad encontramos un país alegre y lleno de ganas de vivir y con un sentido del humor contagioso.

Y la cocina china es todo un hallazgo que ya se ha incorporado para siempre a mi cocina. Aquí os traigo una de sus estrellas, el pato al modo de Beijing,  lacado, asado y envuelto en obleas que se aderezan con salsa hoisin y con cebolleta. No es tan difícil como parece si simplificamos un poco. Merece la pena probar.

Ingredientes para lacar el pato
  • 3 cucharadas de Maicena
  • 3 cucharadas de vinagre de vino
  • un poco de polvo de cinco especias (si no al menos anís estrellado)
  • 3 cucharadas de miel
Todo esto se echa en una cacerola grande y se añade agua llevándolo a ebullición. Sumergimos el pato después de secarlo bien y limpiarlo con unas servilletas de papel y lo rociamos bien con el liquido. Lo que pretendemos es que la piel se escalde y se impregne de la mezcla así que con dos o tres minutos bastará.


















El proceso siguiente es aún más sencillo. Consiste en conseguir que la piel se seque al máximo por lo que intentaremos o bien colgarlo y aplicarle el aire de un ventilador, o bien ponerlo en una rejilla y echarle aire durante 6 u 8 horas.




Mientras tanto podemos preparar las crepes mandarines. Vamos allá.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua hirviendo
  • 250 gr de harina
  • aceite de sésamo
 Con el agua y la harina hacemos una masa con la que formamos cilindros largos de 3 cm de grosos y de ellos vamos sacando bolitas que aplastamos hasta conseguir discos de unos ocho centímetros. Uno de los lados lo untamos con aceite de sésamo para agruparlos por parejas y enharinando el otro lado volverlos a aplastar hasta conseguir unos discos mayores, como de unos 12 cm. y muy finos. Calentamos la sartén a fuego medio la engrasamos un poco como para hacer crepes y ponemos una pareja de discos. le damos vuelta y vuelta y veremos que comienzan a hacerse burbujas en la superficie. Los sacamos y zas.... se pueden separar con facilidad. Los vamos apilando en un plato y los reservamos tapados hasta necesitarlos. Entonces basta con colocarlos sobre una cazuela al vapor para calentarlos unos 5 minutos.
.


El pato lo asamos una hora larga a baja temperatura (120º) y casi otro tanto a 180º, dependiendo de su tamaño. Importante, colocadlo en una rejilla y bajo el una fuente con agua para recoger la abundante grasa que chorreara y que si no lo hacéis terminará ahumando el pato. Y este es el resultado. Para comer hay que despiezar el pato separando piel y carne y rellenando las crepes de un poco de carne, un poco de piel, cebolletas troceadas  y salsa hoisin.



Y como colofón, unas fotos de china. Hay que aprender de los maestros ¿no?
Trinchando el pato delante del cliente
La mano es más rápida que la vista

5 comentarios:

Nathalia dijo...

Me encanta el pato lacado, me parece una preparación exquisita.
Tienes un blog muy interesante. Desde ya te sigo.
Te dejo mi dire por si quieres pasarte por el mio. Un abrazo

http://elpuntodelcaramelo.blogspot.com

Begonia dijo...

Nunca he probado el pato lacado, me quedo con la receta, tiene una pinta exquisita.
Me quedo a seguirte, tienes un blog con unas recetas muy interesantes. Te invito a mi cocina http://begonia-dulcespensamientos.blogspot.com/
Un saludo
Bego

Ingrid dijo...

Que entrada tan chula!!!te ha quedado un pato tremendo!! la verdad es que los chinos saben cocinarlo muy bien.
Muchos Besos
Mil gracias por tu vivita y tus palabras!!!

Tu mejor receta dijo...

QUE INTERESANTE!

Elena dijo...

qué bueno! nunca había visto la receta, es fantástico saber cómo se hace. Lo difícil va a ser encontrar el pato, qué rico!